Más de la mitad de la población del país son mujeres, comprendiendo el 51.3 por ciento de los habitantes totales, según datos del Inegi. A pesar de ello, la equidad de género no se percibe como una tendencia palpable en nuestra sociedad, debido a varios indicadores, como la brecha salarial presente en América Latina, la ocupación en trabajos no remunerados en México y los índices de pobreza correspondientes a cada sexo en el país.

Más allá de las estadísticas, ser mujer en la actualidad representa retos y vivencias que las afectan en distintos ámbitos de la sociedad.

Los testimonios

Tomando en cuenta algunos ejes de desarrollo, se recogieron vía internet diversas historias de mujeres. Siendo ellas de diferentes estados del país, con rangos de edad de 18 a 60 años, profesiones diversas y grados de estudios que van desde secundaria, hasta posgrado, con licenciatura como el nivel académico más común entre las respuestas.

Las participantes tuvieron la oportunidad de expresar su sentir conforme a las metas que se han propuesto, dificultades, cambios y apoyos por parte del Gobierno mexicano y sus expectativas a futuro.

METODOLOGÍA: Para la recolección de los siguientes testimonios se elaboró un cuestionario semiestructurado con preguntas abiertas, su distribución fue online dirigido mujeres mayores de 18 años al cual respondieron 30 mujeres, estuvo abierta los días 19 al 28 de febrero del 2019.
En esta técnica de investigación cualitativa se utilizó el método inductivo.
Coordinadora: Refugio Gaxiola

Inequidad laboral para las mujeres en América Latina

Las mujeres siguen teniendo menos posibilidades que los hombres de participar en el mercado laboral en gran parte del mundo, de acuerdo con reportes de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En un comparativo, la OIT indicó que, por cada diez hombres con trabajo, hay solo seis mujeres empleadas, esto en el informe de perspectivas sociales y del empleo en el mundo: «Avance global sobre las tendencias del empleo femenino 2018».

Por otro lado, se estima que las mujeres trabajadoras familiares no remuneradas representan el 42 por ciento del empleo femenino en 2018 para países en desarrollo —entre estos, México—; mientras que en los hombres la cifra es del 20 por ciento.

En un pronóstico desalentador, el estudio no prevé señales de una mejora para el año 2021.
Así pues, el 32 por ciento de las empresas no tenía a ninguna mujer en puestos directivos, y esto incluyó a países como México, Argentina, Brasil y Chile para 2014.