El dolor causado por las quemaduras solares y la inflamación de la piel debe tratarse de manera diferente a los de otras afecciones como ardor e incluso sangrado.

El dermatólogo Joshua Zeichner recomienda prestar puntual atención a las quemaduras provocadas por el sol y de ser imposible ir al médico, recomienda estos sencillos tratamientos caseros para controlar el dolor.

Compresa de leche
“El frío es la clave aquí”, explica Zeichner. Una compresa fría aleja el calor de la quemadura y ayuda a aliviar la dolorosa inflamación al reducir las células inflamadas. “Una compresa con leche también puede ayudar a calmar la piel inflamada”, añade el médico. La leche contiene vitaminas A y D, grasa, aminoácidos y ácido láctico, así como proteínas, suero y caseína. Las vitaminas promueven la curación, mientras que el ácido láctico induce a la piel a eliminar las células muertas, lo que significa que se requiere menos esfuerzo del sistema inmune para repararlas.

Agua helada o hielo
El agua con hielo también puede funcionar para una compresa fría, pero no es tan suave ni nutritiva para la piel como la leche. Si lo haces, no obstante, no debes aplicar el hielo directamente sobre la piel. Una ducha o baño fría puede ayudarte a refrescarse, pero el hielo puede adherirse a tu dermis y causarte más daño.

Aloe vera
El aloe y la motrina también pueden aliviar el dolor rápidamente, pero no toques la lidocaína El aloe vera tiene un efecto refrescante natural sobre las quemaduras solares, lo malo es que no atrapa el calor, a diferencia de muchos humectantes comunes que pueden parecer tentadores en su botiquín.

Ibuprofeno
Los medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como el ibuprofeno, también reducen la hinchazón y la irritación de una quemadura solar y “pueden calmar la inflamación desde adentro hacia afuera”.